¿Cómo exfoliar la cara? ¡10 consejos para conseguirlo!

¿Conoces los beneficios de la cera para barba?

Para lucir tu piel saludable y sin impurezas, debes saber que la clave está en cómo limpiar y exfoliar la cara de manera adecuada. Y no creas que eso te llevará horas o cientos de productos, sólo debes armar una rutina que sea fácil de seguir para tí y poner en práctica estos tips. 

¿Puedo hacerlo con mi tipo de piel? La respuesta es...¡sí! Si bien es importante que tengas claro qué tipo de piel tienes y cómo es mejor cuidarla, todas las pieles necesitan una rutina de limpieza, exfoliación e hidratación de manera frecuente. 

¿Por qué es importante exfoliar?

Las actividades que llevamos a cabo durante el día, nuestra predisposición genética, el clima, la alimentación y los estados de ánimo generan efectos en nuestra piel y determinan cómo luce y cómo se siente. Por estas razones es que realizar una limpieza adecuada y profunda del rostro es el elemento clave para prevenir problemas mayores para tu piel  tales como el acné. 

Incluir la exfoliación en tu rutina semanal es aconsejable para todo tipo de pieles, sobre todo de mixtas a grasas. Es una parte importante de la limpieza de la piel, ya que favorece la renovación celular y la oxigenación. También le da a la piel una textura suave y un aspecto más saludable. Además, permite que la hidratación sea más efectiva ya que, al eliminar las células muertas que se alojan en la superficie, hace que las cremas penetren mejor y actúen más en profundidad.

Cómo lograr una buena exfoliación

Ahora que ya sabes por qué es importante exfoliar tu piel, sigue estos consejos para saber cómo conseguirlo:

  • Utiliza un limpiador facial antes de exfoliar: el limpiador en gel diario Pure power que combate 5 tipos de imperfecciones de la piel del hombre: brotes, puntos negros, piel grasa, textura irregular y marcas. Gracias a su fórmula que combina carbón negro, un conocido agente purificante, mentol refrescante y ácido salicílico, le dará una limpieza profunda a tu piel para y permitirá prevenir la aparición de imperfecciones. 
  • Concéntrate en la zona T: es la zona que acumula los mayores niveles de sebo y suciedad. ¿Cómo aplicar el limpiador? Coloca una pequeña cantidad de producto sobre el rostro húmedo y masajea suavemente, concentrándose en la frente, nariz y barbilla. Al aplicar, el gel negro se transforma en una espuma blanca que actúa brindando una sensación de limpieza intensa en la piel, dejándola confortable. Luego, enjuagar con abundante agua.
  • Exfolia con un tratamiento en gel: el gel exfoliante Pure power es nuestro elegido para limpiar en profundidad la oleosidad e impurezas de la piel. Este producto elimina las células muertas de la superficie de la piel y ayuda a prevenir futuros puntos negros. Reduce la aparición del 100% de puntos negros después de 4 semanas de uso gracias a una fórmula con ácido salicílico con 3 tipos de gránulos de diferentes tamaños. Además, es suave con tu piel y te dará una textura sorprendente. 
  • Por último, hidrata luego de la exfoliación: agrega el gel facial hidratante Pure Power en todo el rostro para devolverle la elasticidad a la piel y brindarle una hidratación profunda. Su fórmula reduce el exceso de brillo y hará que tu piel se vea limpia, suave y matificada. Gracias a la hidratación que brinda, la piel se siente cómoda y sin sensación de tirantez luego de la exfoliación. 

Tips para exfoliar de forma adecuada

  • Realiza una limpieza previa a la exfoliación con agua micelar, tónico o desmaquillante, nunca jabón ya que puede resecar la piel.
  • Aplica Pure power gel exfoliante en todo el rostro. Tip: deja tu rostro húmedo así podrás extender mejor el exfoliante y los granos de la crema exfoliante son suaves con tu piel.
  • Extiende el producto en todo el rostro con movimientos suaves, circulares hacia arriba y desde el centro de la cara hacia afuera. Evita el contorno de los ojos, porque en esa zona la piel es muy delicada. ¡No debe doler ni debes raspar tu piel! Desliza con suavidad sin presionar.
  • Retira con abundante agua fría para cerrar los poros. 
  • No realices la exfoliación luego del rasurado: en ese momento tu piel está algo sensible, por lo que no es un momento recomendable para un tratamiento de estas características.
  • Organiza tu rutina de cuidado: la limpieza y la hidratación debe ser diaria, por qué no después de bañarte, o luego del rastrillo. Si bien puedes aplicar un gel exfoliante todos los días, te recomendamos que al menos lo incorpores a tu rutina semanal al menos 2 veces. Es ideal que exfolies tu piel luego de una ducha caliente, el vapor desobstruye la piel y permite un tratamiento con más facilidad.

Ya no hay excusas: sigue estos consejos y disfruta de una piel visiblemente saludable y sin imperfecciones durante todo el día.