RAYOS UVA Y UBV

UVA, UVB, UVC, IR... Algunas abreviaciones nos son familiares, otras no. Aquí explicaremos por qué el sol no es nuestro mejor aliado.

COMPARTIR

El espectro solar consiste de rayos de energía electromagnética que, de alguna manera u otra, penetran nuestra piel, induciendo efectos biológicos benéficos pero también dañinos. Nos bombardean constantemente diversos niveles de luz ultravioleta (UV), así como otros rayos solares, rayos infrarrojos y demás.

Los rayos UV son radiación ultravioleta emitida por el sol. Existen tres tipos: UVA, UVB y los menos conocidos, UVC. Independientemente del clima, los rayos UV son omnipresentes en la atmósfera y entre mediodía y las 4 de la tarde es cuando son más intensos: puedes evitar exponer tu piel durante estas horas del día o aplicarte el protector solar adecuado para proteger la piel desnuda. Los rayos UV son los más dañinos y los más cortos. No alcanzan la superficie de la tierra, ya que la atmósfera los filtra y la capa de ozono los bloquea.

Los rayos UVA, el enemigo público N.° 1 Los rayos UVA tienen una longitud de onda relativamente larga, es decir que el 95 % de la radiación UVA llega a la superficie de la tierra. Presentes durante todo el año, incluso en días nublados, penetran las nubes, el vidrio y la epidermis. Aunque indoloros, pueden penetrar las capas más profundas de la piel hasta llegar al corazón de las células de la dermis. Los UVA pueden dañar el ADN de las células, causar quemaduras solares, inflamación, alergias solares y problemas de pigmentación. También son el principal culpable cuando se trata del envejecimiento de la piel: debilitan la red de colágeno, sueltan la piel, reducen la firmeza y causan arrugas.

Los rayos UVB son responsables del bronceado y tienen una longitud de onda media: no penetran más allá de las capas superficiales de la piel. Su intensidad varía a lo largo del día, donde el máximo es a mediodía, aunque estén bloqueados por las nubes. Los rayos UVB tienen un efecto en la epidermis: estimulan la producción de melanina, que oscurece la piel y la protege de la luz del sol. En un plazo de 48 horas, estos rayos ultravioleta provocan la aparición de un bronceado duradero. Pero también son responsables de las quemaduras de sol, así como de las reacciones alérgicas y los cánceres de piel.

MÁS SOBRE CUIDADO FACIAL

We'd welcome your feedback!

Thank you for visiting our website. You have been selected to participate in a brief customer satisfaction survey to let us know how we can improve your experience.

The survey is designed to measure your entire experience, please look for it at the conclusion of your visit.