Guardar

Artículos

Descubre qué tan dañado está tu cabello

Para elegir el mejor tratamiento que ayude a recuperar tu cabello es necesario saber su nivel de daño. 

Las puntas abiertas y la orzuela se presentan en un cabello dañado, por otro lado un cabello extra dañado se encuentra débil, poroso, sin brillo, con fisuras externas y las puntas abiertas, por lo que se vuelve necesario reparar desde el corazón de la fibra hasta la última capa. Para saber cuál es el tratamiento ideal para ti puedes realizar tres sencillas pruebas:

LA PRUEBA DE LA DEBILIDAD

Sirve para saber el nivel de resistencia al quiebre que posee el cabello. Debes tomar un cabello con una mano, con el dedo índice y el pulgar, a unos 5 centímetros de la raíz y con la otra mano tomar el mismo cabello a unos 11 centímetros, dejando 6 centímetros de distancia entre una y otra mano, dependiendo de qué tan largo esté el pelo. En la parte media del cabello es donde se hará la prueba.

Se debe dejar fija la mano que esté más cerca de la raíz y con la otra se debe tensar el cabello, de manera suave y sutil. Si el cabello se estira con normalidad poniéndose tenso está sano, si se estira como si fuera un chicle el cabello está débil y dañado, por lo que necesita ser reparado. Si se rompe está extremadamente dañado y necesitará medidas radicales para recuperarse.

LA PRUEBA DE LA RESEQUEDAD

La resequedad se produce por la falta de hidratación y de nutrientes, el cabello rizado tiende a ser más seco. Toma un peine y pásalo por tu cabello desde la raíz hasta las puntas, incluso puedes pasar tus dedos entre tus mechas. Si se atora el peine o tus dedos a la mitad del cabello quiere decir que tu pelo está medianamente seco y necesitas un tratamiento.

Si se queda completamente atorado el peine o tus dedos cuando estés llegando a las puntas, tu cabello está extremadamente seco y necesitas un tratamiento más potente para reconstruirlo.

LA PRUEBA DEL BRILLO

A la mayoría de las mujeres les resulta difícil identificar que tan brilloso debe estar su pelo, de la raíz a la punta. La mejor forma de asegurarse es tomando un mechón grueso de cabello y doblarlo de tal forma que se pueda comparar el brillo de las puntas con el brillo de en medio y del área cercana a la raíz.

El cabello más cercano a la raíz suele estar más sano, ya que es "nuevo", y el pelo de las puntas suele estar más dañado porque ha estado expuesto por más tiempo a el sol, a la contaminación y a otros factores externos.

Si el cabello posee brillo en medio y las puntas se encuentran opacas, necesita un tratamiento. Sin embargo, si está opaco de en medio, de las puntas y de la raíz requiere un tratamiento más extremo.

Consulta a un especialista para que te recomiende el tratamiento más adecuado para el nivel de daño que tiene tu cabello, recuerda que la recuperación es lenta y debes ser constante si quieres que tu cabello vuelva a tener vitalidad. Evita otro tipo de químicos como coloraciones o alisados permanentes, además de aparatos como planchas y secadoras.


We'd welcome your feedback!

Thank you for visiting our website. You have been selected to participate in a brief customer satisfaction survey to let us know how we can improve your experience.

The survey is designed to measure your entire experience, please look for it at the conclusion of your visit.