Christophe Robin

"Trabajar para L'Oréal como colorista y diseñador es lo más gratificante e interesante que podría haberme pasado."

Acerca De Christophe Robin

Christophe Robin nació en 1971 en un pueblo cerca de Troyes, Francia, y su fascinación por el color comenzó a una edad muy temprana. Cuando solo era un aprendiz, a sus 14 años de edad, Christophe descubrió una profesión "realmente apasionante": la de colorista. Sabía que había encontrado su vocación.



Dos años más tarde, se unió al equipo de capacitación del reconocido estilista francés Jean-Louis David como asistente de entrenador. Con su don para la enseñanza y talento profesional, fue ascendido rápidamente a la posición de Director de Arte y comenzó a diseñar nuevas técnicas de coloración para el pelo.



En los años 90, cuando sólo tenía 19 años, Christophe Robin ya estaba transformando su profesión. Hasta entonces, la coloración del cabello se había considerado algo secundario en salones y poco comprendido por los clientes, a menudo cautelosos. Gracias a Christophe, se convirtió en un activo esencial de la moda, incluso más importante que el propio corte. Las mujeres comenzaron a ver el color del cabello de la misma manera que veían el maquillaje: como algo que formaría gran parte de su belleza.



LA MODA Y EL CINE



Convencido de que la moda jugaría un papel importante en su futuro, Christophe se convirtió en un booker con agencia élite de moda, o más bien, en un booker de día y un colorista de noche. Él era el hombre responsable de la melena rubia de Nadia Auermann, de las trenzas rojas de Sybil Cuck y de las transformaciones de color de la firma de Linda Evangelista. Su trabajo con los mejores modelos creó tendencia, y debido a su frecuente uso de la coloración, pronto se convirtió en el go-to colorista de moda.



COLORISTA



A los 24, Christophe abrió en París su primer salón, especialmente dedicado al cuidado y coloración del cabello. La época en la que la coloración se hacía en la parte de atrás del salón había llegado a su fin, al igual que la época en la que su único propósito era ocultar las canas.



Christophe había ganado el prestigio que se merecía con la coloración del cabello. Mientras que antes eran considerados técnicos, los coloristas estaban ahora vistos como artistas.



Recibió una gran cantidad de cobertura en prensa, así como el patrocinio de las mujeres más famosas del mundo. Entre ellas estaban Catherine Deneuve, Isabelle Adjani, Emmanuelle Béart y Kristin Scott-Thomas.



En abril de 2004, Christophe Robin se convirtió en el diseñador de color para L'Oréal Paris, donde desarrolla productos con nuevas fórmulas que permitan teñir el cabello en casa.

We'd welcome your feedback!

Thank you for visiting our website. You have been selected to participate in a brief customer satisfaction survey to let us know how we can improve your experience.

The survey is designed to measure your entire experience, please look for it at the conclusion of your visit.