Guardar

Artículos

Está nevando, tú resplandeces: 10 maneras de proteger tu piel del invierno.

El duro clima de invierno, las condiciones de sequedad y la agenda repleta de fiestas y compromisos sociales, le pasan la cuenta hasta a la complexión más sana. Con síntomas como la irritación, la piel con quemaduras por el viento, hasta la deshidratación, la temporada de fiestas invernales no es muy amable con la piel. Sin embargo, si le pones la misma atención al cuidado de la piel, que a disfrutar las fiestas, vas a brillar con un resplandor que competirá con las luces de la casa de tu vecino.


1. Lávate la cara con agua tibia

Aunque lo que más se te antoje sea empaparte la cara con agua caliente después de un día luchando con la nieve y el viento, no cedas a la tentación. El agua muy caliente daña y deshidrata la piel seca y si la utilizas por un período prolongado le restarás humedad a tu piel. Utiliza mejor agua tibia para lavar tu rostro y reduce el tiempo de la limpieza facial; mientras más tiempo pases lavando tu cara a conciencia, más susceptible será la piel de sufrir irritaciones causadas el clima invernal


2. Disminuye el consumo de alimentos y bebidas deshidratantes

Aunque las copas de champaña y los pastelitos son parte de las fiestas, modera su consumo para evitar la deshidratación y mantener una mejor complexión. Cuando las temperaturas bajo cero llevan tu piel al límite y le quitan resplandor, añadir cocteles y canapés repletos de azúcar, contribuye a envejecer la piel y dejarla opaca y marchita. En lugar de rendirte al encanto del azúcar y las bebidas con alcohol, trata de limitarte a uno o dos caprichos en ocasiones especiales.


3. Triplica el poder humectante

Para hidratar concienzudamente la piel dañada durante el invierno, necesitas un humectante con una combinación de ingredientes que refuercen las barreas que protegen la piel la piel de las agresiones exteriores, atraigan la hidratación, y ayuden a humectar la piel. Estos componentes destinados a inducir el resplandor son emolientes, selladores y humectantes, que cuando se combinan, mantienen la piel fresca y lubricada durante el invierno.


4. Invierte en un humidificador

Aún cuando es probable que tu piel no logre absorber su cuota diaria de agua, se puede beneficiar de una dosis de hidratación adicional gracias al humidificador. Este aparato permite que tu piel atraiga la humedad sin importar la sequedad del clima. Además, te ayudará a respirar mejor.


5. Mantén una exfoliación suave

La exfoliación es el componente clave para deshacerte de las células muertas de la piel que obstruye los poros y permite que tu piel resplandezca de nuevo. Sin embargo, durante el invierno trata de utilizar un exfoliante suave en lugar de uno intensivo. El clima extremadamente seco y frío, reseca e irrita la piel. Una exfoliación intensa contribuye a aumentar la irritación, así que si reduces el proceso a una o dos veces por semana con un producto suave, notarás la diferencia entre un rostro rojizo e irritado y uno resplandeciente.


6. Añade un aceite a tu rutina

Si se trata de limpiar y humectar sin quitar a tu piel su brillo natural, no hay nada como un aceite. En lugar de utilizar un limpiador facial intenso o una barra de jabón, limpia tu piel con un aceite especial para conservar la humedad de lo piel, a la vez que limitas la producción de grasa. O usa el aceite como tratamiento nocturno para sellar la humedad y despertar radiante.


7. Prueba una mascarilla humectante una vez a la semana

La piel marchita a causa del invierno es la excusa ideal para invertir en una lujosa mascarilla facial. Si tu piel es naturalmente seca, busca un producto que incluya emolientes y aceites enriquecidos. La piel mixta o grasa también necesita humectación adicional durante el invierno, y la puedes encontrar en productos con ingredientes ligeros e hidratantes a base de agua, que no dejan la piel saturada de grasa.


Ten a la mano los calmantes naturales

Cuando se te parten los labios, y la nariz y las mejillas se ponen rojas por el frío, los productos naturales para calmar la piel son la salvación. El aloe vera, la avena y el pepino son ingredientes que esenciales para tratar la piel que tiende a inflamarse en invierno.


9. Enriquece tu dieta con alimentos que contribuyan a tener una piel resplandeciente

Una piel resplandeciente requiere un proceso de mantenimiento interno y externo. Lo que consumes influye notablemente en qué tan saludable se ve tu complexión, así que además de reducir el consumo de dulces y alcohol, intenta incluir en tu dieta alimentos que favorezcan la piel, incorporando, por ejemplo, antioxidantes y omega 3 para una piel radiante.


10. Hidrata la piel mientras está húmeda

Una de las claves para humectar la piel adecuadamente es sellar la hidratación cuando la piel está húmeda. De la misma forma que los esteticistas utilizan el vapor para remover la suciedad y los residuos, e incrementar la eficacia de las mascarillas y serums, tú puedes aprovechar la humead que queda en la piel después de bañarte para ayudar a una mejor absorción y retención del poder hidratante de los productos que utilizas después del baño.

We'd welcome your feedback!

Thank you for visiting our website. You have been selected to participate in a brief customer satisfaction survey to let us know how we can improve your experience.

The survey is designed to measure your entire experience, please look for it at the conclusion of your visit.