Guardar

Artículos

8 maneras de evitar las manchas del sol

Nadie es inmune al daño ocasionado por el sol. Ya sea que estés pasando un maravilloso día en la playa o vayas caminando hacia la estación del tren, tu piel reacciona al sol de la misma forma. De hecho, los habitantes de Estados Unidos experimentan, a partir de los 18 años, un incremento del daño solar en la piel de hasta 10 más cada década. Las personas de piel clara, cabello rubio y ojos azules o verdes, son más propensas a que les salgan manchas oscuras y a que la piel se dañe a medida que alcanzan la edad adulta. Cómo proteger la piel es una clave importante para cambiar la jugada y prevenir las quemaduras y el desarrollo de manchas oscuras ocasionadas por el sol.


La principal defensa de la piel contra el daño ocasionado por el sol es la producción de melanina, un pigmento que ayuda a mantener a raya el daño ocasionado por los rayos ultravioleta y que da como resultado un mejor tono de piel. En ocasiones, cuando pasamos largo tiempo bajo el sol, pueden salir en la piel manchas oscuras, la cuales se presentan de tres formas principales: efélides (pecas), lentigos, y melasma o paño. Desentendiendo de una combinación de factores como la exposición a la luz solar, la genética, las hormonas y el tono de la piel, puedes desarrollar una u otra.


Cariñosamente llamados pecas, los efélides se producen por el sol, pero son el resultado de una predisposición genética. Aquéllas personas con la piel clara y cabello rubio o rojo, tienen más posibilidades de desarrollar efélides: unas pequeñas manchas circulares simétricas. Por el contrario, los lentigos causados por el sol son manchas oscuras leves que miden entre uno y tres centímetros. Los lentigos aparecen cuando se pasamos largos períodos de tiempo bajo el sol, lo cual ocasiona un daño a la piel.


Otro resultado de la exposición a los rayos UV es la aparición de melasma, comúnmente conocido como paño. Esta mancha más uniforme e hiperpigmentada tiene un objetivo concreto: la mujer, particularmente aquéllas con tonos de piel más oscuros, las que están tomando pastillas hormonales para evitar el embarazo, o las que están embarazadas. No es necesario estar embarazada para que te salga paño.


Así que, ¿cómo frenar la aparición de estas manchas ocasionadas por el sol?


Si utilizas unos cuantos trucos cuando te expones al sol, puedes protegerte de los dañinos rayos UV y seguir recibiendo tu dosis diaria de vitamina D. Como regla general, incorpora un bloqueador solar a tu rutina diaria, no importa si estamos en pleno verano o en la mitad del invierno.


Y hablando de prevención, una dieta saludable puede resultar increíblemente benéfica para mantener las manchas a raya. Incorporar las vitaminas A, C y D como suplemento alimenticio a tu dieta diaria mejora la defensa de la piel contra los rayos UV y sus efectos envejecedores.


Ingerir alimentos ricos en antioxidantes como los arándanos, o un vaso diario de vino tinto, también ayudan a fortalecer la piel contra el daño UV. Las frutas y vegetales que contienen antioxidantes carotenos y licopenos son armas especialmente poderosas contra las manchas oscuras, así que los tomates, la sandía y la zanahorias constituyen un tentempié fresco y a la vez te protegen contra el sol.


Si ya te han salido algunas manchas aquí y allá, aplicar regularmente un poco de vinagre de cidra de manzana, limón, astringente de manzanilla o una mezcla de bicarbonato de sodio y agua a tu rostro, disminuirá la hiperpigmentación.


Incluso si pasas más tiempo en el interior que al aire libre, no descuides la protección solar. El simple hecho de quedarte en la oficina en lugar de salir al sol, no significa que estés protegida contra la aparición de manchas solares. Si hay ventanas en la oficina, corres el riesgo de que te salgan algunas manchas aquí y allá, así que ve a lo seguro y usa aplica un bloqueador solar antes de ponerte el maquillaje y salir a la calle.


Sin embargo, cuando estés del aire libre, vas a necesitar más que una simple capa de bloqueador solar para evitar que aparezcan las manchas. Para empezar, un sombrero de tejido tupido y de ala ancha bloquea hasta un 80 por ciento de los rayos UV, así que mantén a mano uno para esos viajes de improviso.


También durante los días nublados corres el riesgo de que te salgan pecas y quemaduras de sol, así que no dejes que un cielo gris te engañe. Si planeas darte un baño en el mar o hacer ejercicio al aire libre, utiliza un bloqueador a prueba de agua y aplica de nuevo cada 90 minutos o cada dos horas, para una protección óptima.


Para quienes desean una protección adicional, usar varias capas de ropa en colores oscuros aumentará la protección solar.


Y cuando se trata de proteger tu rostro de los rayos UV, no te olvides de los ojos. Usa lentes súper grandes cuando salgas, preferiblemente unos que bloqueen el 99 por ciento de los rayos UVA y UVB. Además, elige un bloqueador solar especialmente desarrollado para un contorno de ojos sensible, ya que no por tratarse de una zona pequeña, está exenta de que aparezcan manchas oscuras.


Si tomas las precauciones necesarias antes de salir al aire libre, podrás mantener una piel saludable mientras disfrutas de las actividades del verano.


Artículos de Tyler Atwood en StyleList.com

We'd welcome your feedback!

Thank you for visiting our website. You have been selected to participate in a brief customer satisfaction survey to let us know how we can improve your experience.

The survey is designed to measure your entire experience, please look for it at the conclusion of your visit.